Nuestro blog

Síguenos en las redes sociales.

¿Por qué kundalini Yoga es perfecto para los tiempos que corren?

Porque nuestra salud es cada día más importante:

Con la práctica del Kundalini Yoga el sistema inmunológico, glandular y nervioso se fortalecen y disfrutamos de una perfecta salud, a la vez que nos mantenemos en forma.
Cada clase es distinta y en cada una disfrutarás de un perfecto estado de paz y bienestar.

 

Porque nuestros cuerpos necesitan moverse.

Los ejercicios de Kundalini Yoga te mantendrán en forma, aumentando tu resistencia y flexibilidad, manteniendo una mente estable preparada para superar cualquier obstáculo (estrés, ansiedad, falta de autoestima, insomnio, dolores musculares, falta de ejercicio y/o forma física, etc...).

Porque flexibilidad equivale a juventud.

Son tantas las personas que tienen problemas con la espalda, que esto se ha convertido en una de las razones más comunes para practicar
Yoga Kundalini. Casi todos los ejercicios de Yoga Kundalini trabajan directa o indirectamente la espalda, porque:

“SABEMOS QUE FLEXIBILIDAD EQUIVALE A JUVENTUD”.
Y la flexibilidad de la columna es esencial para lograr este propósito.

Porque respirar bien es vivir mejor.

Una mala respiración puede afectar a nuestra salud e incluso a nuestro estado de ánimo.
Con Yoga Kundalini aprenderás a respirar correctamente consiguiendo, además una gran capacidad pulmonar.
Además aprenderás a controlar tus emociones a la vez que controlas tu respiración.

Porque aprender a relajarse es cada día más importante.

La relajación libera la tensión de los músculos, eliminando sus efectos: jaqueca, rigidez, dolores, malestares, indigestión o una sensación general de cansancio.

Porque con la meditación nos llega el conocimiento.

Con la meditación nos llega el conocimiento intuitivo y el sentimiento de qué es lo mejor y lo correcto sin tener que pasar por un análisis de pros y contras
para cada situación.

Y además, Yoga Kundalini dispone de técnicas específicas para reducir el estrés, controlar la depresión, aumentar nuestra vitalidad, combatir el insomnio, adaptar posturas corporales que nos ayuden a mejorar nuestro bienestar, aliviando, disminuyendo o eliminado los dolores de espalda, por ejemplo.

Así como aumentando nuestra capacidad pulmonar y aprendiendo técnicas de respiración, que nos ayudarán a mantener una mente más clara y un mayor control sobre nuestras emociones.